05/02/2014

Emmi Pikler (1902 - 1984) desarrolló su carrera como pediatra infantil en los años 30. Desafiando la tradición creó una nueva era en el campo de la primera infancia al descubrir que los bebés desarrollan mas favorablemente sus capacidades cuando pueden ejercitar libremente su actividad motriz y lúdica, sin la intervención directa del adulto y siguiendo su ritmo individual.

 

Leer más...

16/01/2016

Viernes, 2 de mayo de 2014

 

Catherine,

 

El sentimiento que prevalece en mi hoy es la rebelión. Rebelión porque la muerte es siempre inaceptable. Siempre hay casos que puedo justificar, cuando están en el orden de las cosas, llegando a una edad en la que mucho, si no todo, se ha cumplido.

 

¡Para ti ha sido muy pronto! ¡Demasiado pronto!

 

¡Te quedaba todavía tanto para dar y recibir!

 

Nos conocimos cuando llegaste a La Asociación. Allí rápidamente descubrimos que teníamos lazos comunes a través de Roland y María Geneviene Assathiany, miembros de tu familia. María Genevieve, Graber en ese momento, ha sido para mí una preciada amistad profesional. Juntas, después de la guerra descubrimos los originales enfoques de los norteamericanos en materia de Servicio Social. Roland me había “supervisado” en mi rol de examinadora de diferentes Diplomas de Estado de profesiones sociales. Más tarde, ellos formaron una pareja acogedora en Guéry, París. De esos momentos guardo numerosos y buenos recuerdos.

 

Catherine, evocarlos juntas y evocar la historia de una parte de tu familia a través del muy original Roland Assathiany, nos ha dado inmediatamente un pedestal común y una cierta complicidad.

 

En la APLF nos encontramos durante las reuniones sobre las intervenciones en las “instituciones difíciles”. Me gustaban tus presentaciones, la manera en la que respondías a las de otros e intervenías en los debates. En el marco de la Asociación francesa esos fueron nuestros únicos momentos de trabajo juntas. Bastante poco, en suma. Pero ¿suficiente para que yo piense en ti cuando se plantea en la AIP(L) la idea de una especie de Auditoría?

 

AIPL, Asociación internacional que tras haber dado eficaz servicio de sostén al Instituto Pikler e iniciado los vínculos entre las diferentes asociaciones Pikler nacionales, comenzaba a debilitarse: el número de miembros se estancó, el Consejo de Administración envejecía; imposible de reemplazar, pocas o ninguna innovación. ¿Por qué este estado de cosas? ¿Cómo responder? Hacía falta encontrar a los representantes piklerianos de diferentes países.

 

Tu nombre, Catherine, me vino enseguida a la mente e inmediatamente fuiste cooptada.

 

Tu capacidad de ver el conjunto de una cuestión, tu buen conocimiento del enfoque pikleriano, tu capacidad de escucha y de empatía completadas por tu multilingüismo y capacidad emprendedora fueron responsables de esta elección.

 

Nuestra única duda… sabíamos que estabas enferma. Estábamos en 200?. Pensamos que era a ti a quien correspondía la decisión y te lo pedimos.

 

Aceptaste y fue un éxito… A raíz de este trabajo de varios años nació una nueva asociación: Pikler Internacional, con nuevos objetivos más próximos a las necesidades actuales y un recambio generacional.

 

Y para mi vino la ocasión de verte más frecuentemente, de otra manera sobre nuevos temas. Un verdadero, verdadero placer.

 

Catherine,

 

Fuiste una colaboradora remarcable de aquellas que se interesan por los objetivos perseguidos, los cuestionan para comprenderlos bien, ayuda a afinarlos y a continuación ponen toda su energía e inventiva para alcanzarlos. Me gustaba tu humor, siempre amigable ante los “defectos” de unos y de otros. No eras ingenua, sino más bien perspicaz, pero siempre con calidez y tolerancia.

 

Luego vinieron algunos encuentros amistosos más recientes, alrededor del canto. Buenos momentos, allí también me sentía en armonía. Y admiraba tu valor. Parecías disfrutarlo a pesar del sufrimiento. Hablabas de tu hija. Me familiaricé más con Reynaldo y he lamento una vez más que la cultura francesa nos prive con tanta frecuencia del encuentro de cónyuges en el trabajo.

 

Catherine, se nos dice que “nadie es irremplazable”… Verdadero y estúpido a la vez.

 

¡Cierto! ¡Si no, las actividades humanas se detendrían! Sin duda alguien va a venir a realizar tus funciones, nosotros le daremos la bienvenida. Esta persona realizará la tarea con sus propias riquezas.

 

¡Pero de todas maneras…falso! ¿Quién va a aportar todo aquello que tú aportabas? ¿Quién podrá apoyarse sobre el profundo conocimiento del nacimiento de una nueva historia, sobre la vivencia de la incertidumbre alrededor de la puesta en marcha de un nuevo organismo? Sólo tú podrías hacerlo.

 

¡Y es voluntario no hablar con crueldad de tu ausencia, por cada uno de tus allegados!

 

Catherine, como todos aquí, pienso, la idea de no volver a encontrar tu mirada, ni escuchar más tu voz me resulta insoportable. Lo sé, “haremos nuestro duelo”, como se dice hoy en día. La vida sigue su curso, tu propia vitalidad así lo querría.

 

Pero ahora, estoy triste, y cansada de demasiadas Despedidas.

 

                                                                                                                   Geneviève.

25/08/2015

Queridos amigos y colegas,

Consternadas y con el corazón dolido os hacemos saber que

Kálló Éva

eva kallo

nuestra veterana compañera de trabajo, copresidenta de la Asociación Pikler-Lóczy de Hungría, distinguida profesional de la educación infantil y de bebés,

gravemente enferma, falleció el 14 de agosto de 2015, a la edad de 72 años.

Hemos aprendido mucho de ella y nos sentimos orgullosas de haber podido trabajar con esta gran profesional.

Siempre la recordaremos con cariño.

Asociación Pikler-Lóczy de Hungría Fundación Lóczy por los Niños Escuela Infantil Emmi Pikler de Budapest

Leer más...

05/02/2014

La primera asociación internacional AIP (L) nació en 1997 con el esencial objetivo de dar sustento financiero al Instituto Pikler en Budapest. Era uno de los momentos en que la existencia del Instituto estaba amenazada y las primeras preocupaciones de la recién creada asociación fueron sensibilizar a las autoridades húngaras sobre la importancia internacional del trabajo que se hacía en la calle Lóczy así como recopilar fondos para ofrecer un aporte financiero importante encaminado a hacer posible su continuidad. Los dos objetivos se consiguieron y aquí hay que agradecer a Istvan y a Agnès Szanto su compromiso y talento, gracias a los que el Instituto Pikler pudo continuar su actividad.

 

El estado húngaro ha modificado la situación jurídica del Instituto que se ha convertido en una fundación. La participación financiera del estado ha disminuido sustancialmente, obligando al Instituto a encontrar recursos para sus actividades, en particular de formación, y dando todo su sentido a la búsqueda de fondos de la AIP (L). Esto jamás ha sido una tarea fácil. El Consejo de Administración de la Fundación, en el que la AIP (L) tenía dos representantes, generaba una situación financiera siempre muy precaria y tensa.

 

El Consejo de administración de la AIP (L), compuesto por representantes de diferentes países, se había esforzado en la búsqueda de miembros y donantes, así como en informarse mutuamente de los resultados obtenidos y de la vida de la asociación en general. Francia, dónde la asociación tenía su sede, siempre ha proporcionado el mayor número de miembros. Pero Suiza, Bélgica, España y los países germano parlantes igualmente han contribuido en el esfuerzo.

 

El compromiso de unos y otros, y particularmente del secretario general, I. Szanto, permitió durante los primeros años atender al objetivo perseguido, es decir, recoger sumas substanciales para el Instituto Pikler. Poco a poco, sin embargo, se volvió más difícil encontrar donantes. El impulso que había salido a la luz para “salvar al Instituto” había vuelto a caer y donar regularmente cada año era un enfoque diferente, menos obvio para algunos. Un fenómeno similar afectó a los miembros; un cierto número se desinteresaron o desanimaron al cabo de los años. El deseo por parte del Consejo de Administración de ver manifestarse un relevo nunca ha sucedido.

 

Pero la propia existencia de la AIP (L) había hecho surgir necesidades: circulación de información y documentos escritos o filmados, organización de encuentros, reflexión sobre la formación, etc. Las fuerzas del Consejo de administración tan sólo podian responder parcialmente, por ejemplo, por la web.

 

Desde 2009, el Consejo de la AIP (L) está preocupado por la continuidad y expansión de la actividad internacional. Una primera encuesta, en forma de cuestionario, realizada a diversas asociaciones Pikler de todo el mundo, mostró que había un interés real por los contactos, la información, los encuentros entre diferentes países, pero no había iniciativas tomadas en este sentido ni dinámica perceptible alguna. A fin de continuar y profundizar en el proceso, el Consejo encomendó a Catherine Durand contactar con las asociaciones y grupos Pikler, y si fuese posible, reunirse con ellos.


De estos contactos y de las actas obtenidas, nació la certeza de que convenía «hacer algo», es decir, hacer posible la creación de una nueva asociación internacional. Además de la posibilidad de informar mutuamente de las diferentes actividades, publicaciones, documentos que están surgiendo en diferentes países, de promover encuentros e intercambios, parecía importante que existiera una forma de agrupación alrededor de las ideas piklerianas.De hecho, cuando las ideas se difunden, circulan, se estudian, comentan, ponen en práctica por todos los rincones del mundo es grande el riesgo de que evolucionen en diferentes direcciones, que se vuelvan rígidas y conviertan en dogma, pierdan contenido, resulten sesgadas o incluso traicionadas. El Instituto Pikler ha sido y es el lugar de referencia, pero las ideas piklerianas – y ¡qué felicidad!– se difunden ampliamente y sufren aplicaciones diversas. Es importante que quienes son portadores de estas ideas encuentren una estructura donde sea posibles discutir, confrontar y profundizar.

 

Para responder a esta necesidad de una nueva estructura internacional tuvo lugar en Budapest en noviembre de 2011 un primer encuentro que reunió a treinta personas de 11 países diferentes. El resultado fue la creación de grupos de trabajo sobre temas de interés común y un comité provisional, siendo este último el responsable de preparar la constitución de una nueva asociación. Un nuevo encuentro, en otoño de 2012, vio su creación formal bajo el nombre de " Pikler International".

 

La Asociación Internacional Pikler (Lóczy), AIP (L) que cesó sus actividades, no dejó un vacío tras ella, sino que contribuyó al nacimiento de una nueva estructura, con una base más amplia y unos objetivos mayores, más capaz de responder a las necesidades de aquellos que se preocupan por la adecuada transmisión de las ideas piklerianas y del rigor de su aplicación.


Raymonde Caffari, Miembro del Consejo de la AIP (L)

Traducción: Elena Herrán, Pikler-Lóczy Euskalerriko Elkartea